¿Qué tenemos este mes en el huerto?
  • Cosecha: acelgas, apios, berenjenas, boniatos, cebollas, coles (crucíferas plantadas en primavera), escarolas, lechugas, tomates, pimientos, puerros, rabanitos, rúcula, sandía, tomates, zanahorias, melones, patatas, judías…
  • Siembra: acelgas, apios, coles (crucíferas de plantación de otoño), espinacas, guisantes, lechugas, puerros, rabanitos, nabos, grelos, hinojo, zanahoria, canónigos, escarolas…
  • Trasplante: crucíferas, cebollas, puerros, lechugas, acelgas, canónigos, kale, col china… 

Septiembre y octubre son, al menos en el centro de la península, meses cambiantes en cuanto a clima y temperaturas: puede ser una continuación del verano con temperaturas cálidas o el inicio del otoño: precipitaciones, menos días de sol y bajada de temperaturas… Las horas de luz disminuyen y aumenta el salto térmico entre el día y la noche.

En el huerto notaremos que el ritmo se ralentiza en la mayoría de los cultivos, por otra parte aquellas plantas que pararon su crecimiento por las temperaturas elevadas ahora brotan con más fuerza y aprovechan los días de sol para darnos una última cosecha. 

Podemos podar los brotes principales de las tomateras para asegurar la maduración de los frutos antes de la llegada del frío (de esta manera frenamos el crecimiento vegetativo). Haremos lo mismo con berenjenas o pimientos, sandías, melones o calabacines. 

Es el momento de plantar, si no lo hemos hecho aún, todas las crucíferas que cultivaremos durante el otoño y el invierno: coles de bruselas, brócoli, coliflor, repollo, romanescu, col kale, etc.

Una vez quitemos el resto de especies de verano aprovecharemos para abonar con estiércol o humus de lombriz mezclando ligeramente con la tierra, sin remover en profundidad el terreno. 

Es un buen momento para sembrar, en semillero o directamente en el suelo, las verduras de hoja verde propias de esta época: lechugas, canónigos, espinacas, berros, rúcula, achicoria… y también habas y guisantes (entutoraremos a medida que crecen) y bulbos, raíces y tubérculos: rabanitos, cebollas, nabos, puerros, remolacha, etc.

¿A qué esperas para poner tu huerto en marcha?